jueves, 19 de octubre de 2006

SILLAS




- Vaya nochecita, eh
- Y que lo digas hoy estábamos todas a tope. Era salir uno y entrar otro, no nos dejaban ni enfriar.
- Calla, calla, a mí aún me dura el olor del puerco ese que en vez de un estómago debe tener una bombona de gas. Echaba cada uno que parecía que se iba por la pata abajo, ni que fuera yo una cámara de gas.
- Si es que hay gente que parecen accionistas de gas natural.
- Vale, natural, natural sí que es, peroooo un poquito de consideración que somos sillas de restaurante de lujo no una banqueta cualquiera. Estuve a punto de abrir completamente mis patas y dejar que cayera al suelo. Ya verías tú que ridículo.
- Eso, eso. Mucho presumir pidiendo platos que tardas en nombrarlos 5 minutos y luego son unos puercos. El que tenía yo encima pidió estofado de ciervo a la pimienta con salsa de arándanos maduros de la Conchinchina aromatizados con canela sobre una cama de vegetales recién cosechados de la huerta de tío Pepe. Tanta tontería y ya ves donde acabó la dichosa salsa.
- Ostrás, vaya mancha. Si fueras de plástico aún te lavaban fácil, pero ahora van a tener que rascarte bien.
- Ya ves, ahora tengo que soportar nosécuantos productos químicos para que me quiten esta porquería pegajosa. Pero bueno, peor fue el otro día que me quisieron arrojar a la cabeza de alguien. ¡Quién fuera sillón!
- No creas, esos tampoco lo pasan muy bien. Que algunos no sólo utilizan el sillón para sentarse y ver la tele, eh.
- ¿No me digas?
- Si, si, a un tío abuelo mío le rompieron los muelles de tantoooo....
- Desde luego a veces son como animales, aquí te pillo y aquí te mato. Dan ganas de hacerse la coja y tirarse una de bruces para ver si acaban en una silla de ruedas.
- No nos quejemos que aún podríamos estar peor, podríamos ser sillas para niños pequeños o algo más grave comooo .... taburetes de barra de un bar.
- Huy, esos si que sufren, mira que tienen que aguantar de todo; además de las personas que se sientan encima de ellos tienes que soportar cada dos por tres (seis) bebidas que se le caen encima y las conversaciones de los clientes que parece que anidan allí. Ni que fueran psicólogos.
- Si, yo cuando tengo algún problema también voy a contárselo a ellos.
- ¿Tú también?
- Claro, ¿hace unaaa en el bar?
- Pueeees vamos allá. Mierda, que difícil es desplazarse así, quién fuera silla de oficina y tuviera ruedas.

15 Comments:

At octubre 19, 2006 8:05 p. m., Blogger churra said...

¿De veras que las sillas se utizan para algo ms que para sentarse ?(dicho con todos los respetos y en terminos meramente informativos)
....que bien . No veas el sillón que teno yo para trabajar (o forzosamente tienen que ser sillas y no sillones ?

Besote

 
At octubre 19, 2006 10:00 p. m., Blogger Fuego Fatuo said...

La imaginación no tiene fin, si por mí fuera me lo montaba en la fotocopiadora y luego le mandaba fotos con mi culo al jefe...

Son clavaditos ;)

 
At octubre 19, 2006 11:37 p. m., Blogger Patricia said...

"Dan ganas de hacerse la coja y tirarse una de bruces para ver si acaban en una silla de ruedas." jajjaj

¿¿Y que me dices de esos que pegan chicles, o sustancias nasales debajo de las sillas?? Porque los hay... pobrecillas la verdad.

 
At octubre 19, 2006 11:46 p. m., Blogger Ro_ber said...

Me ha encantado... Pobres sillas las de aquellos locales que están llenísimos y que mantienen el calor del trasero del individuo que ha estado sentado antes... No tienen tiempo para respirar!!!

 
At octubre 20, 2006 10:28 a. m., Blogger Isthar said...

¡Pues si que nos han salido finolis las sillas estas! Cómo se nota que son de restaurante pijo ¡¡qué quejicas!! Peor lo tienen las sillas y se quejan menos ;)

Yo quiero un taburete con ruedas :D

 
At octubre 20, 2006 1:07 p. m., Blogger Cerillo said...

Nadie se libra de su ridiculo destino.

 
At octubre 20, 2006 2:40 p. m., Anonymous soleil said...

A veces debe de ser bueno ser silla...te enteras de muchas cosas

 
At octubre 20, 2006 8:37 p. m., Blogger Aynara said...

Seguro que sin son sillas de oficina tienen que soportar el peso de algunos "pringados" mucho más tiempo que el resto de sus compañeras :-S
Un beso

 
At octubre 20, 2006 9:36 p. m., Blogger Bettina Perroni said...

Wow... pobrecitas sillas... pero esas que están en la imagen están reguapas... todo lo el peso que tienen que aguantar verdad? jaja

Si esas sillas hablaran :S jajaja

 
At octubre 21, 2006 5:42 p. m., Blogger TICTAC said...

Oh, me hicistes reflexionar sobre todas las sillas que he maltrado...me he montado encima de ellas con zapatos para cambiar bombillos o las olvide' bajo la lluvia, las pinte' de colores ridiculos...vaya, tendre' que ir a pedirles perdon!

 
At octubre 22, 2006 6:45 a. m., Blogger ydaledali said...

Y que vida perra... perdón vida silla... mira que tener que aguantar el peso de cada trasero que entra en el restaurante... ahora que menos mal que no son sillas de hospital porque a esas las vomitan, las ensucian, las orinan... así que no se quejen tanto mira que cuando las den de baja acumulada en una bodega se van a aburrir...

 
At octubre 23, 2006 3:22 p. m., Blogger Gris_oscuro said...

que sillas mas modernas tienes no? eh, peor que molan, que no e suna critica, solo que me sorprendio la foto..
Besotes,
Gris

 
At octubre 23, 2006 9:10 p. m., Blogger José Antonio Galloso said...

me gusta pasar por aquí los lunes, siempre me espera una buena dosis de humor.
Un abrazo

 
At octubre 24, 2006 1:14 a. m., Blogger JeJo said...

- Hola ...
El dialogo de estas sillas me ha hecho pensar en el triste monólogo mental del taburete este donde me siento frente al ordenador ...
( a veces se queja el pobre ).
Saludos.

 
At octubre 26, 2006 5:14 p. m., Blogger Beauséant said...

oye, para mi que son un poco engreídas, tenía que estar un rato con las del bar de abajo de casa.. están rotas despintadas y llenas de cosas que mejor no nombrar.. eso sí, es un sitio encantador :)

 

Publicar un comentario

<< Home